¿Tu pareja es egoísta en la cama?

Harmonía / 2018-08-06

Es importante tener un compañero que esté en tu misma sintonía en muchos niveles. Y en lo que al sexo se refiere, conlleva todavía una mención más especial.

 

Desafortunadamente, muchas personas tienen parejas muy egoístas. Esto no es algo que merezcas, así que es importante encontrar remedio o en el caso más extremo decir adiós.

 

A continuación te presentamos algunas señales de que tu “otra mitad” sólo se preocupa por sí mismo. Si vives dos o más de estas situaciones, sería óptimo hablarlo para evitarlo y hacer de tu relación una más plena y pareja. O de plano, tomar la decisión de cambiar de compañía. 

 

1. Apresura las caricias previas. Tu pareja no saborea el momento, ni se detiene lo suficiente como para que tú disfrutes. Al contrario; se apresura, con la esperanza de satisfacer sus necesidades. Parece que tiene la misión de llevarlo a cabo tan rápido como le sea posible. Esto resulta en que la situación deje mucho que desear desde tu perspectiva.

 

2. El previo básicamente no existe. En lugar de acelerar este placentero ritual amoroso, tal vez ni siquiera lo hace. Nunca te da sexo oral, lo que te puede hacer sentir que hay algo malo en ti. De ninguna manera lo tomes así. Si tu compañero no se toma el tiempo para tratarte como te mereces, tiene que ver con él y no contigo. Lo que mereces es un largo juego previo (si eso es lo que te gusta, desde luego).

 

3. Su prioridad no es tu placer. Cuando las cosas se ponen candentes entre ustedes, él solo piensa en su satisfacción. Si alguna vez alcanzas el clímax antes que él, es probable que no le haga mucha gracia. Para ser sinceros, es simplemente muy egocéntrico. En vez de hacer lo que un buen compañero hace (que es asegurarse de que recibas la atención que necesitas), se enfoca sólo en él. Esto es inaceptable e injusto.

 

4. No te pregunta qué te gusta. La línea abierta de comunicación está cerrada entre ustedes. Puede que tú sí te intereses por preguntar sobre sus necesidades y gustos, pero él deja a un lado los tuyos. El buen sexo supone una constante retroalimentación de ambas partes, pero tu pareja no participa en esta dinámica. Recuerda que mereces a alguien que tenga toda la disposición de aprender cada detalle de ti.

 

5. Siempre te quiere arriba. Una de las señales más obvias de egoísmo en una pareja es nunca ofrecerse para estar arriba. En su lugar, siempre quiere que tú hagas todo el trabajo. De esta forma, no es tan divertido (a menos de que sea algo especial que disfrutes). Turnarse en las posiciones es una excelente forma de tener equilibrio cuando se trata de hacer el amor.

 

6. Te manipula para tener sexo. Algunas veces no estás de humor, algo totalmente normal y humano (no eres una máquina). Si este es el caso, tu compañero debe respetar tu decisión y no tratar de hacerte sentir culpable para tener sexo. Si te dice cosas como “Nunca quieres tener relaciones”, aunque sepas que no es verdad, te puedes llegar a sentir mal contigo misma.

 

7. No está presente. Su cuerpo se mueve, pero parece que su mente está muy lejos o en cualquier otro lugar. Te sientes sola, cuando el intercambio de energía sexual debe ser un momento sagrado en su vida como pareja.

 

8. No quiere tener intimidad después del sexo. Es como si su único objetivo fuera tener un orgasmo y nada más. Tal vez salte de la cama en cuanto termine el coito y no tenga ninguna muestra de afecto contigo. Esto puede ser muy doloroso. Es lógico que quieras caricias, apapachos y besos; que quieras sentirte amada.

 

9. Habla de su vida sexual con amigos. Toma lo más íntimo de su relación y lo expone con sus amigos, aunque tú obviamente prefieres que no lo haga. Él sólo quiere presumir sobre su increíble vida sexual y no toma en cuenta cómo te hace sentir eso, ni cómo te puede afectar su falta de discreción. En definitiva, un acto tan egoísta significa que no te merece.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Te consideras una pareja egoísta?

¿Has tenido parejas egoístas?

Te podría interesar: