Estas actitudes indican que tu pareja tiene un problema con los celos

Harmonía / 2018-08-08

Hasta cierto punto es normal sentir celos, y podría decirse que toda persona los ha experimentado al menos alguna vez. Esta sensación se da ante el temor de que la persona a la que amas te deje de amar. Y aunque lo ideal sería que la confianza fuera el pilar de toda relación y que los celos no existieran en ella, la realidad es que son algo muy común.

 

El problema llega cuando esos celos esporádicos se convierten en un ego constante, compulsivo y enfermizo. Cuando la inseguridad y la desconfianza se instalan en una relación, pueden volverse una amenaza para la armonía y la estabilidad, y pueden hacer que la relación termine en muy malos términos.

 

Si tu pareja suele mostrar celos pero dudas si esto ya es un problema o no, checa estas actitudes que son características de un problema de celopatía (los celos enfermizos que surgen cuando una persona está obsesionada con la idea de que su pareja le será infiel y trata de encontrar las pruebas que lo demuestren). Si tu pareja las tiene, significa que tiene un problema importante de celos, lo cual puede dañar la relación. 

 

1. Le molesta que pases tiempo con otras personas. Tu pareja te cuestiona, se queja o se molesta cuando haces planes con tus amigos, tu familia o incluso del trabajo en los que no está incluida, pues preferiría acompañarte a todos lados. 

 

2. Siente la amenaza de que alguien más pueda robarle tu amor. Ve a cualquier persona del sexo opuesto que se acerque a ti como un potencial peligro. En los casos más extremos, esta idea le puede llevar a espiar tus redes sociales, revisar tu celular y estar al pendiente de quiénes te llaman o escriben. Busca tener control sobre las personas con las que te relacionas. 

 

3. Interpreta tu amabilidad con otras personas como coqueteo. Si te comportas de forma amable con alguien, lo toma como coqueteo y se molesta contigo. Ante esto, tratará de limitar tus relaciones e interacciones con otras personas y buscará convencerte de que esos gestos o atenciones están mal. 

 

4. No le gusta que tengas amigos del sexo opuesto. Esto va de la mano con el punto 2, ya que los ve como competidores y piensa que en cualquier momento pueden pasar de la amistad a algo más. Para convencerte de que dejes de verlos, puede usar frases como "No desconfío de ti, desconfío de tus amigos". 

 

5. Monitorea dónde y con quién estás. Cuando haces planes por tu cuenta o si tardas más de lo normal en regresar a casa, te escribe o te llama para saber dónde y con quién estás. Si le avisaste que estarías en un determinado lugar llama para confirmar que sea cierto, y en los casos más graves, incluso te llega a pedir fotografías que comprueben lo que dices.

 

6. Pretende controlar la forma en que te vistes. Le gusta que te arregles sólo cuando están juntos. Si ve que te pones las prendas que más te gustan o las que mejor te quedan, te cuestiona a dónde vas o a quién vas a ver. Cuando los celos van al extremo, hasta te pedirá que te cambies antes de salir. 

 

¿Qué hacer si tu pareja es demasiado celosa?

Aunque tradicionalmente se les ha romantizado mediante la idea de que son parte del amor y del interés de tu pareja hacia ti, la realidad es que los celos no son positivos, y mucho menos cuando se transforman en un comportamiento compulsivo y enfermizo. 

 

El hecho de que te celen no significa que te amen más o se preocupen más por ti. En realidad, los celos compulsivos revelan mucha inseguridad, problemas de confianza y autoestima, así como la necesidad de quien los padece de tener un control total sobre su pareja. 

 

Los problemas y discusiones que surgen a causa de los celos terminan por desgastar la relación, resultan muy agobiantes y pueden destruir a la pareja que no sabe manejarlos.

 

Por ello, cuando tu pareja tiene un problema con sus celos, lo que debes hacer es no ceder ante sus chantajes. Aunque se moleste, tienes el derecho de realizar actividades por tu cuenta, sin su compañía, y de frecuentar a tus amistades y familiares. Además, es sano para la relación que ambos pasen tiempo a solas, con sus amistades y en actividades en donde el otro no está incluido.

 

Si empiezas a ceder y darle gusto con tal de evitar sus escenas de celos, cada vez te pedirá dejar de hacer más y más cosas, hasta que tenga el control total de tu vida.

 

Si dejas de hacer las actividades que realizabas antes de iniciar la relación porque a tu pareja no le gusta que las hagas, o si te alejas de ciertas personas porque no le gusta que te involucres con ellas, eso significa que tú también tienes un problema de inseguridad, pues con tal de no perder a tu pareja, eres capaz de modificar tu modo de vida.

 

Cuando se presenta un problema de celos compulsivos, lo mejor es buscar ayuda profesional. Si es una relación que consideras que vale la pena y si realmente amas a tu pareja, vayan juntos a terapia para que ambos aprendan a superar sus inseguridades y forjen una relación más sólida.

 

Si además de los celos descubres otros defectos en tu pareja que te impiden llegar más lejos con ella, o si se niega a ir a terapia para solucionar su problema, lo más sano es dar por terminada la relación y buscar a alguien con la madurez y la seguridad suficientes para que sea posible tener un noviazgo basado en la libertad, el respeto y la confianza.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar: