Prepara un saludable y delicioso kéfir con agua de coco

Sandra Nieto / 2018-07-12

Los tíbicos, también conocidos como kéfir de agua, son una mezcla de bacterias y hongos probióticos que descomponen el azúcar en alcohol, ácido láctico y dióxido de carbono. Se reproducen en agua y se alimentan con azúcar morena o piloncillo.

 

El líquido que resulta de su fermentación ayuda a mejorar la salud gastrointestinal, debido a la gran cantidad de probióticos que contiene. Además, fortalece el sistema inmunológico y contiene una variedad de enzimas, ácidos orgánicos, vitaminas del complejo B y B12, K, A, D y ácido fólico.

 

Si quieres mejorar su sabor y aumentar sus beneficios, en lugar de agua natural puedes utilizar agua de coco para su preparación

 

Así aprovecharás también las propiedades del agua de coco, que entre otros beneficios, tiene grandes cantidades importantes de electrolitos. Contiene nutrientes como potasio, manganeso, magnesio, sodio, vitaminas C y B2, calcio, fibra y proteína.

 

Es un antioxidante natural, ayuda a prevenir problemas digestivos (como indigestión, parásitos intestinales o estreñimiento), contribuye al buen funcionamiento de los riñones y previene enfermedades cardiovasculares.

El kéfir de coco aporta gran cantidad de probióticos, vitaminas, enzimas y minerales que mejoran la digestión, facilita las funciones del hígado y de la vesícula biliar, estimula el funcionamiento del sistema inmunológico, mejora la salud de la piel, acelera el metabolismo, desintoxica el organismo, combate las infecciones urinarias, te da energía y evita la fatiga.

 

Para obtener kéfir de agua de coco necesitas el agua de los cocos verdes, y aunque también puedes utilizar el agua que viene envasada, lo ideal es hacerlo con la natural, que es mucho más saludable.

 

Ingredientes para preparar kéfir de agua de coco

1 litro de agua de coco 

3 cucharadas de gránulos de kefir de agua

 

Preparación

La preparación es igual a la del agua natural. Sólo debes combinar el agua de coco y los gránulos de kéfir en un recipiente de vidrio y cubrirlo con manta de cielo. 

 

Deja que se fermente entre 24 y 48 horas a temperatura ambiente. Se recomienda probarlo a partir de las primeras 20 horas para que encuentres el punto ideal de fermentación que te gusta, ya que mientras más tiempo pasa, se vuelve más ácido o avinagrado. 

 

Una vez transcurrido el tiempo, cuela el líquido, retira los gránulos de kéfir, enjuágalos y repite el proceso para tu próxima fermentación.

 

El líquido que obtuviste está listo para beber tal como está, pero si lo prefieres puedes agregar jugo de limón o un poco de tu fruta favorita picada en cubitos para variar su sabor. 

 

Tips para disfrutar del kéfir de coco

Lo ideal es beber un vaso en ayunas, y puedes tomar otro por la tarde y en la noche. Puedes guardar el sobrante en el refrigerador.

 

Si no vas a preparar el kéfir de agua de coco todos los días, es necesario que mantengas los gránulos en agua azucarada para que se alimenten, se reproduzcan y se mantengan en buen estado durante mucho tiempo. 

 

Además, si preparas diariamente el kéfir de coco, te recomendamos que una vez a la semana dejes reposar los gránulos en medio litro de agua con dos cucharadas de azúcar morena o un trozo de piloncillo

 

Déjalos un par de días para que se reactiven (puedes beber también el líquido resultante, pues es el kéfir de agua tradicional, o bien, puedes regar alguna planta con él). Después enjuágalos, para volver a usar el agua de coco.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar: