Come según tu tipo de cuerpo y ¡ámalo tal como es!

Harmonía / 2017-06-16

Muchas veces nos empeñamos en llevar una dieta en específico para tener un cuerpo parecido al de alguna actriz o actor, modelo o amiga o amigo que admiramos, pero nunca tomamos en cuenta que nacemos con un tipo de cuerpo, con una constitución específica que no precisamente es igual a la de esa persona que tiene el cuerpo que quisieras tener.

 

Para iniciar un tipo de régimen primero debes conocer tu tipo de cuerpo, amarlo tal como es y entonces darle la alimentación que debe llevar. Aquí te describimos los tres diferentes tipos de cuerpo (ectoformo, mesoformo y endoformo) y la alimentación que cada uno debe tener.

 

 

Cuerpo ectomorfo o delgado

Se caracteriza por ser delgado por naturaleza, tener extremidades largas y un metabolismo rápido. Quema calorías rápidamente, pero le cuesta más trabajo ganar músculo.

 

Tipo de alimentación: opta por una alimentación de valor calórico alto, mucha proteína y grasas buenas. Esto dotará a tu cuerpo de energía suficiente y ocuparás las proteínas para crear mayor músculo. Evita demasiada comida chatarra. Aunque tu metabolismo la procese rápido, no será fuente para la construcción de tus músculos.

 

 

Cuerpo mesoformo o atlético

Se caracteriza por verse fit aun sin hacer ejercicio y desarrolla músculo de manera fácil. Su desventaja es que a pesar de que tiene la capacidad de transformar proteína en tejido muscular, tiende a aumentar de peso.

 

Tipo de alimentación: si buscas definir tus músculos, opta por tener una dieta en la que los carbohidratos ocupen un 30%, reduce las grasas a un 20% y permite que las proteínas tengan un mayor peso. Evita acomodarte en tu rutina de ejercicio, pues aunque no tienes que hacer dieta estricta para mantenerte en forma, abusar de los carbohidratos y la comida chatarra puede causar una desaceleración del organismo.

 

 

Cuerpo endoformo o redondo

Se caracteriza por ganar fácilmente grasa y su complexión es robusta; además su metabolismo es lento, por lo que por más ejercicio que haga no logra bajar el peso que quisiera.

 

Tipo de alimentación: opta por una dieta alta en proteínas y baja las grasas para construir músculo. Para acelerar tu metabolismo, toma suficiente agua y haz de cinco a seis comidas balanceadas al día. Olvídate de dejar de comer para perder peso; hacerlo provocará que tu metabolismo se haga aún más lento, pues al ponerse en modo de amenaza buscará quemar músculo y guardar la grasa como reserva.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar