¿Por qué es tan importante la postura de la meditación?

Harmonía / 2017-06-12

Seguido se menciona la importancia de tener una buena postura meditando. Esto tiene una importancia básica: si una persona va a meditar por una cierta cantidad de tiempo, debe ser capaz de evitar la lasitud y a la vez la incomodidad o la sobreexcitación. El Buda enseñó esto con una metáfora: cuando se toca una guitarra, para que suene bien la cuerda no debe estar demasiado apretada o demasiado floja (así la mente). Generalmente, la postura que permite esto es sentarse con la espalda recta y con todas las demás partes del cuerpo relajadas --si bien se puede meditar también parado, acostado o caminando, estas posturas no permiten que el practicante común se mantenga meditando durante mucho tiempo--.


Otra de las razones que se suelen citar es que esta postura permite el flujo de energía del canal central, algo que es importante para prácticas avanzadas de yoga y tantra. 

 

Chögyam Trungpa Rinpoche, quien fuera uno de los principales responsables de esparcir el budismo en Estados Unidos, siendo el primero en introducir el budismo tántrico vajrayana, dice algo sencillo pero hermoso sobre la postura de la meditación. La postura de sentarse con las piernas cruzadas, con el cuerpo relajado y con énfasis en mantener la espalda recta es un acto de amor propio (las personas que tienen problemas físicos pueden perfectamente sentarse en una silla, como se muestra en la imagen. Lo esencial es mantener la relajación general y la espalda derecha):


Cuando encorvas la espalda, estás intentando ocultar tu corazón, impedir que se derrumbe. Pero cuando te sientas con la espalda recta, relajado, en postura meditativa, tu corazón está desnudo. Todo tu ser está expuesto --a ti mismo, sobre todo, pero también a los demás--. A través de la práctica de sentarse quieto y seguir la respiración cuando inhalas y exhalas, te estás conectando con tu corazón... Al simplemente dejarte ser, como sea que seas, desarrollas genuina simpatía por ti mismo. Cuando te sientas bien erguido, te proclamas a ti mismo y al mundo que serás un guerrero, un ser humano completo. 

 

Sabemos que nuestra postura es en muchos sentidos un reflejo de nuestro ánimo y nuestra actitud. Cultivar esta sencilla postura es ya un logro, más allá de que nuestra meditación sea estable o no.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: