Risoterapia: el poder sanador de la risa

Harmonía / 2018-03-08

¿Cuándo fue la última vez que reíste a carcajadas y qué fue lo que sentiste al hacerlo? Seguramente tuviste una sensación de alegría, relajamiento y bienestar, y todo eso es algo muy positivo para tu organismo. 

 

Los efectos positivos de la risa en la salud están científicamente comprobados, ya que al reír se activan cerca de 400 músculos, se estimulan los sistemas circulatorio y respiratorio, aumenta la secreción de adrenalina (hormona que acciona el estado de alerta), incrementa el flujo sanguíneo hacia el cerebro y se liberan endorfinas, sustancias que proporcionan un efecto analgésico y de bienestar al organismo.

 

Según la Asociación Estadounidense del Humor Terapéutico, la risa tiene fectos saludables y relajantes superiores a los de la actividad física, ya que tan sólo 5 minutos de carcajadas equivalen a 45 minutos de ejercicio físico moderado, pues al reír, el tórax, el abdomen, el corazón y los pulmones incrementan su nivel de actividad.

 

A partir de ello es que surge la terapia de la risa o risoterapia, en la que un grupo de voluntarios, conocidos como médicos de la risa visitan los hospitales ataviados con batas blancas, zapatos, accesorios y pelucas llenos de color, y la infaltable nariz roja. 

 

Su objetivo es eliminar tensión en los centros de salud, crear un ambiente relajado y divertido para los internados y estimular su ánimo al hacerlos reír a carcajadas. De esta manera, contribuyen a que su salud mejore, o al menos, a que su estadía en el hospital sea más amena y llevadera.

 

En México, Andrés Aguilar, conocido como el “Dr. Romanok”, se dio cuenta del efecto positivo que tenía la risa en la salud de una niña que se recuperaba de quemaduras graves, y decidió crear la asociación civil Risaterapia en la Ciudad de México, en la que aprovechó su experiencia como payaso estelar en el en el circo Ringling Bros. and Barnum & Bailey para llevar alegría y aminorar las dolencias físicas y mentales de los pacientes que se recuperan en los hospitales.

 

Antes de acudir a brindar las terapias los voluntarios se vuelven médicos de la risa, al recibir una capacitación especial en técnica clown, improvisación y juego. También aprenden a parodiar los procedimientos médicos, para que en especial los niños entiendan que necesitan estar en el hospital para recuperarse.

 

De esta forma, disminuyen el dramatismo del ambiente médico y ayudan a que la recuperación de la salud sea más rápida, al hacer reír a los pacientes con sus ocurrencias y juegos. Además, a cada uno de ellos le recetan varias dosis de carcajadas diarias.

 

Si te interesa obtener más información sobre la terapia de la risa en México o si quisieras convertirte en médico de la risa para ser parte de la Risaterapia, puedes contactar a esta asociación en su página web o mediante sus cuentas de Facebook y Twitter.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Te gustaría ser voluntario para brindar risoterapia?
¿Qué te parece esta terapia alternativa?

Te podría interesar: