Haz que el dinero te rinda mientras estudias la universidad

Harmonía / 2018-08-02

Cuando eres estudiante el dinero es algo que no te importa tanto porque, en la mayoría de los casos, son los papás quienes se hacen cargo de tus gastos.

 

Pero no importa si el dinero lo obtienes de tu sueldo por un trabajo de medio tiempo o de lo que tus papás te dan periódicamente, es importante que aprendas a administrarlo y cuidarlo.

 

Así evitarás gastar de más y te será más fácil administrar tus ingresos para llevar un plan de ahorro cuando inicies tu vida profesional.

 

En esta etapa de tu vida, tus gastos se distribuyen principalmente en cinco categorías: artículos necesarios para el estudio, transporte, ropa, comida y entretenimiento. En algunos casos, cuando cambias de ciudad para ir a la escuela o cuando decides que es momento de salir de la casa familiar, a estos gastos se suma el de la renta de un lugar para vivir.

 

Para empezar a hacer tu presupuesto es necesario que determines cuáles son tus ingresos mensuales (incluye tu sueldo si es que trabajas y lo que te dan tus papás, ya sea cada semana, quincena o mes) y también que definas tus egresos fijos, como el pago de renta, transporte y comida. Y considera los gastos adicionales que son variables, como el entretenimiento y la compra de materiales extra a lo largo del ciclo escolar. 

 

Así te será más fácil ajustar tu presupuesto a los ingresos que recibes e iniciar con un ahorro. Aquí hay algunos consejos para ayudarte a administrar tus gastos, hacer que el dinero te rinda y empezar a ahorrar. 

 

Reduce el gasto en libros

Si ya sabes cuáles son los libros que vas a necesitar durante el semestre, considera la opción de comprarlos usados o buscar a algún estudiante de semestres avanzados que te los done o venda a un precio bajo. 

 

También puedes pedirlos prestados en la biblioteca de la escuela o adquirirlos en formato digital, que suele tener un precio más reducido respecto a los impresos. Además, los libros electrónicos tienen la ventaja de que puedes llevarlos en tu celular, tablet o computadora, sin cargar peso de más. Estas opciones te podrían ayudar a reducir hasta el 50% del costo total de tus libros.

 

Utiliza el software gratuito

Si tu computadora es nueva o no cuenta con una paquetería completa de software puedes aprovechar las alternativas gratuitas que se pueden usar en línea, como la paquetería de oficina de Google, que incluye Documentos, Hojas de cálculo y Presentaciones; Canva, para realizar infografías y todo tipo de material gráfico; Prezi, para elaborar presentaciones más creativas y profesionales; y Pixlr, para editar imágenes fácilmente. 

 

Cuidado con los antojos

En la escuela seguro te vas a encontrar con la venta de todo tipo de botanas, pero entre la comida chatarra, los cafés y los snacks, además de las comidas y salidas a cenar, acabarás por gastar una gran cantidad de dinero en el consumo de alimentos. 

 

Para evitar este tipo de gastos hormiga, lo ideal es que prepares en tu casa un lunch y algunos snacks para llevar cada día. Así, además de ahorrar una cantidad considerable, podrás cuidar tu salud al elegir alimentos más saludables y nutritivos que lo que puedes encontrar en la tienda o cafetería escolar.

 

Aprovecha el entretenimiento gratuito

Para pasar un buen rato con tus amigos y poder entretenerte y divertirte, no es necesario que gastes grandes sumas de dinero. 

 

Puedes buscar eventos artísticos y culturales gratuitos o a bajo costo, ¡en México hay muchos! Así podrás disfrutar de entretenimiento cultural sin gastar de más. 

 

Te recomendamos consultar las páginas de Cultura UNAM, Centro Nacional de las Artes, Instituto Nacional de Bellas Artes, México es Cultura y la Secretaría de Cultura.

 

¿Necesitas coche o no?

Analiza si en verdad requieres de un coche para ir a la universidad. Considera los gastos que implica usarlo y si éstos corresponden con los beneficios que te aporta. Si el balance es negativo, quizás sería mejor (y más saludable) que te traslades en bicicleta o que uses el transporte público.

 

No vacíes la cartera en la fiesta

Salir de fiesta está entre los mayores gastos de los jóvenes. Para reducir gastos, en lugar de ir siempre a bares o restaurantes puedes organizarte con tus amigos para reunirse una vez en la casa de cada uno, o en la que resulte más accesible. 

 

Y cuando salgas, para evitar que el festejo del fin de semana te deje en números rojos, procura llevar solamente la cantidad de dinero que quieres gastar, porque ya en la fiesta, puede que pierdas el sentido de responsabilidad y empieces a derrochar. 

 

También puedes informarte con anticipación sobre las ofertas y promociones que ofrecen los lugares que frecuentas para que las aproveches.

 

Busca un roomie

Si te ves en la necesidad de rentar un lugar para vivir, lo más recomendable es hacerlo acompañado. Puedes juntarte con uno o varios amigos, o buscar roomies de tu misma escuela para que puedas compartir los gastos de la renta y los servicios.

 

Administrar tu dinero y controlar tus gastos diarios durante la universidad te servirá para evitar que tus papás gasten en exceso, para que tu sueldo de medio tiempo rinda más y para poder ahorrar para algo que desees. Además, así te será más fácil administrarte cuando salgas de la escuela y empieces tu vida laboral.  

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar: