5 motivos por los cuales olvidamos ciertos recuerdos

Harmonía / 2017-03-27

¿Te ha pasado que lees un libro que te gusta mucho, pero poco tiempo después has olvidado la trama? ¿Tienes algunos recuerdos de tu infancia, pero otros han desaparecido por completo? ¿Puedes recordar lo que comiste la semana pasada? ¿Sabes por qué sucede esto?

 

La memoria almacena algunas experiencias e ideas, pero no todas. Además, muchos recuerdos tienden a desaparecer con el tiempo. ¿Quieres saber más? Sigue leyendo.

 

Para empezar, debemos explicar cómo funciona la memoria. Cada vez que tenemos una experiencia, en el cerebro surgen estímulos y conexiones neuronales que depositan la información en la memoria a corto plazo, donde está disponible durante un lapso de entre unos cuantos segundos hasta minutos. Luego, a través de zonas del cerebro como el hipocampo, se almacena en la memoria a largo plazo, y después de eso en diversas zonas alrededor de todo el cerebro.

 

Por otro lado, como quizá has escuchado antes, el cerebro funciona mediante conexiones neuronales. Cuando estas conexiones se repiten y fortalecen, los recuerdos permanecen. No obstante, se pierden por diversos factores.

 

Envejecimiento

Uno de los factores clave es el envejecimiento, pues la sinapsis entre neuronas se debilita con el tiempo y complica la fluidez de los recuerdos.

 

Emociones del momento

Otro factor por el que se pierden los recuerdos es la concentración y el estado emocional en el que nos encontramos cuando aprendemos algo. Si estamos enfermos o cansados, difícilmente recordaremos lo que estamos aprendiendo.

 

Estrés

Otra razón por la que un recuerdo puede perderse es el estrés. Cuando estamos constantemente sometidos a una carga fuerte de trabajo o de estrés nuestro cerebro libera las sustancias que liberaría si necesitara sobrevivir a una crisis, las cuales inundan gran parte de nuestro cuerpo y no permiten que formemos nuevas conexiones neuronales, y eso provoca que tengamos problemas para retener nueva información.

 

Depresión

Relacionado con el punto anterior, la depresión también puede afectar la memoria. De hecho, las personas con depresión tienden en un 40% más a tener problemas de memoria. Esto se debe a que los individuos con bajos niveles de serotonina prestan menos atención al nuevo conocimiento y a lo que ocurre a su alrededor. Además, prestar atención constante al pasado hace que no habitemos el presente y dificulta nuestra retención del momento.

 

Soledad

Las personas mayores que están solas pierden la memoria más rápido que quienes conviven con otros. Los expertos creen que la interacción social ejercita el cerebro y lo fortalece.

 

Para evitar la pérdida de recuerdos se aconseja mantenerse activo físicamente (para mejorar la circulación de la sangre en el cerebro), comer bien (para dar los nutrientes necesarios a nuestra mente) y retar al cerebro aprendiendo nuevos idiomas o a tocar un instrumento, pues esta es la mejor herramienta para mantener activo el cerebro.

 

Fuente

TedEd

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Has notado qué tipo de recuerdos pierdes?
¿Cómo ejercitas tu cerebro?