Cuál es la relación entre el trastorno de ansiedad social y el alcohol

Harmonía / 2017-09-11

Vas a asistir a una fiesta, una fiesta familiar o con tus amigos, y entonces, antes de salir de casa bebes un par de tragos, o te metes a un bar para el precopeo. O bien, tus amigos te insisten en aprovechar la hora feliz de una cantina y aceptas, pero antes de llegar, bebes algo en tu carro, una lata de cerveza, lo que sea; sabes que está prohibido, pero lo haces. O bien, sacas una cita en Tinder y estás ansioso; entonces, antes de llegar al lugar de tu cita bebés un par de tequilas. Es decir que todo hecho que implique un contacto social te pone ansioso y no hallas otra forma de lidiar con ello más que a través del alcohol, antes, durante y después del hecho. Bueno: no estás solo; pasa, y pasa muy a menudo.

 

El trastorno de ansiedad social suele ser provocado por situaciones sociales en las que pueden surgir emociones como el miedo o la vergüenza. Los síntomas de este trastorno de ansiedad social incluyen:

  • Dificultad para hablar con otros.
  • Miedo al juicio.
  • Preocupación excesiva por un evento social próximo.
  • Náusea cuando se está alrededor de otras personas.
  • Temblores casi imperceptibles en las en reuniones.

 

Te puede interesar: Top 5: tips para evitar problemas con el alcohol

 

La Asociación de Ansiedad y Depresión de América (ADAA) señala que el 20% de las personas que padecen trastorno de ansiedad social sufren de alguna forma de abuso o dependencia del alcohol. Debido a que el alcohol se encuentra fácilmente disponible y es aceptado en las situaciones sociales, esto lo convierte en un aliado en la estrategia de quienes experimentan ansiedad a grados inimaginables. Cuando se usa alcohol u otras sustancias para lidiar con la ansiedad social, hay dos caminos resultantes: o recibes tratamiento para aminorar la ansiedad social y el uso de sustancias naturalmente disminuye y no representa ningún problema, o no recibes tratamiento y el uso de sustancias, no solamente alcohol, se convierte en un hábito y un problema. De hecho, te enfrentas a dos problemas, porque la ansiedad social ya no se controla cuando la sustancia se vuelve cotidiana.

 

Si piensas enfrentar el problema, hay algunas cosas importantes a considerar:

  • Asiste al terapeuta y al médico y da cuenta precisa de cuánto bebes o qué sustancias usas; aunque compartir esa información pueda ser potencialmente embarazoso, tu salud depende de ello.
  • Es peligroso beber y combinarlo con medicamentos recetados para la depresión y la ansiedad; así que si te comienzas a tratar, olvídate del trago.
  • Date cuenta de que a pesar de la percepción inmediata de que el alcohol tiene un efecto calmante, en realidad aumenta la ansiedad a largo plazo.
  • El uso de alcohol puede hacerte sentir más cómodo socialmente pero también menos competente en otros rubros de tu vida, y también en el social.
  • Los trastornos de ansiedad son muy tratables, y si reconoces tu abuso con el alcohol, puedes lograr vencerlos.

 

¿Padeces trastornos de ansiedad? ¿Te has tratado contra ello?

 

E.G.

Con información de Psychology Today

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Padeces trastornos de ansiedad? ¿Recibes algún tipo de tratamiento?