¿Es la contingencia ambiental resultado del egoísmo y la individualización de la vida?

Harmonía / 2016-03-17

Por estos días en la ciudad de México se ha vivido en una situación de “contingencia ambiental” que no se presentaba desde hace 14 años. Para decirlo sencillamente, se trata de un momento en que el aire que respiramos tiene ya niveles dañinos de partículas tóxicas, la mayoría de las cuales se desprenden del uso de combustibles fósiles (la gasolina, por ejemplo) y también de otras fuentes de dióxido de carbono y otros gases que en altas concentraciones son nocivos para el ser humano. Un estudio realizado a mediados del año pasado por científicos del Instituto Max Plack y otros centros de investigación reveló que la contaminación del aire provoca más de 3 millones de muertes al año, cifra que supera los decesos del HIV/SIDA y la malaria combinados.

 

El problema, entonces, no es menor. Por un momento podríamos pensar que todas las ciudades del mundo lo padecen, y hasta cierto punto esto es cierto, pero hay una gran diferencia entre una ciudad como Delhi –en donde la concentración de partículas contaminantes es de 153 microgramos por metro cúbico– y, digamos, Moscú, en donde ese mismo parámetro es de 22 mg/cm3, o incluso Pekín, cuya concentración de partículas contaminantes es de 56 mg/cm3., según datos publicados en diciembre de 2015 por la Organización Mundial de la Salud.

 

Ahora bien, es cierto que la contaminación del aire es resultado de muchas causas o, mejor dicho, de muchas actividades, pero, por otro lado, en todas estas el denominador común es uno: la industrialización de la vida. Durante los últimos dos siglos, la humanidad ha vivido en una tendencia constante hacia la producción industrial de casi cualquier elemento útil en su cotidianidad: el transporte, la vestimenta, la alimentación, el entretenimiento, etc. Actualmente es difícil señalar un aspecto de nuestra vida que no esté cruzado por esa industrialización.

 

Sin embargo, esta cualidad de nuestra existencia contemporánea no es únicamente material. También toca ese otro aspecto nuestro que involucra nuestra “visión de mundo”, por decirlo de alguna manera, las formas en que habitamos nuestros días, las decisiones que tomamos y las premisas de las que partimos para decidir eso y no otras alternativas.

 

La industrialización de la vida material tiene un correlato en nuestra vida corriente que es uno de los motores que la mantienen funcionando. Producir y consumir son verbos que, en la realidad, se conjugan individualmente, porque hacerlo así maximiza los dividendos. El individualismo es ese correlato necesario para la industrialización. El sistema en el que vivimos necesita sujetos individualistas, que miren por su bien propio (o aquello que consideran tal), para mantenerse funcionando. Y no porque sea intrínsecamente malévolo. Esta no es una cualidad moral. Simplemente porque así es, porque es más rentable que 5 personas tengan y usen cada una su auto propio (5 autos vendidos, 5 autos consumiendo gasolina, 5 autos desgastándose, 5 autos que requerirán refacciones, etc.) a que una sola persona compartiera su auto con otras 4.

 

La contaminación, como decíamos, no es un problema que se explique o se resuelva con una sola respuesta. Sin embargo, es claro que el individualismo desde el cual actuamos –el individualismo como la primera premisa que anima nuestros actos cotidianos, ese pensar primero y siempre en nosotros mismos, nuestro bienestar, nuestra comodidad, lo que creemos que queremos y que nos corresponde como “derecho”– este individualismo, decíamos, es un factor clave tanto al momento de querer entender nuestra situación actual como pensar en una posibilidad de mejora para el futuro.

 

Quizá si aprendiéramos a pensar en colectivo y poco a poco, día a día, ejerciéramos en decisiones concretas esa preocupación por el bienestar pero desde un punto de vista comunitario, compartido, nos daríamos cuenta de que, después de todo, el bien común se traduce necesariamente en bien personal.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar