Yoga Iyengar: principales fundamentos y características

Harmonía / 2017-04-13

La práctica del yoga se ha popularizado entre millones de personas alrededor del mundo. Cada vez es más común encontrar amantes de sus beneficios y nuevas escuelas para practicar diversos tipos de yoga.

 

Entre toda la oferta que podemos encontrar, no siempre es tan sencillo identificar cuál es el tipo de yoga que se adecue mejor a nuestros propósitos particulares, pues algunos métodos se centran más en distintos aspectos que complementan la práctica. Para servir como guía y para difundir la importancia de la práctica del yoga en el bienestar integral de las personas, te contamos detalles sobre un tipo de yoga muy particular: el yoga Iyengar.

 

El nombre Iyengar que recibe este tipo de yoga proviene del apellido de su fundador,  B. K. S. Iyengar, uno de los maestros más importantes de yoga de todo el mundo, que practicó durante más de 75 años y que concibió el fundamento del yoga Iyengar.

 

El principal interés del yoga Iyengar es la correcta alineación del cuerpo. Por eso, en la práctica de este tipo de yoga suelen utilizarse apoyos como mantas, bloques, bolsters, cinturones, sillas, etc., con el fin de adaptar las posturas al cuerpo de cada persona.

 

Para avanzar en la práctica de yoga Iyengar es necesario comprender que se trata de un estilo lento y consciente, que requiere paciencia por parte de sus alumnos. Es una excelente opción para comprender y profundizar en cada asana, pero no es tan recomendable para las personas que prefieren prácticas de yoga más dinámicas o veloces. Sin embargo, tener una formación de yoga Iyengar evita considerablemente las lesiones y permite que la práctica sea profunda en cada movimiento.

 

El yoga Iyengar perfecciona la postura del alumno en todo momento. Es un estilo muy seguro y cuidadoso. De hecho, los profesores que imparten este tipo de yoga deben ser certificados por las asociaciones oficiales de yoga Iyengar, y para conseguir este reconocimiento deben pasar por una serie de exámenes teóricos y prácticos, que no son sencillos pero que aseguran que el instructor será atento con cada alumno y con su correcta alineación.

 

Los principales fundamentos de yoga Iyengar son:

  • Las posturas deben mantenerse durante un tiempo considerable para perfeccionarse.

  • El nivel de profundidad de cada postura dependerá del nivel del alumno y se trata de un proceso que no debe acelerarse, para evitar lesiones.

  • Los apoyos pueden ser utilizados para ayudar a practicantes con limitaciones físicas, pero también para modificar la postura y aumentar su profundidad o corregir sus fallas.

  • Este tipo de prácticas se guían con muchas instrucciones de detalles que debes corregir y que quizá nunca imaginaste, como alinear los dedos de los pies.

  • Puede pasar mucho tiempo antes de que se complete la postura. Primero debes preparar al cuerpo, para llegar a ella sin lesionarte.

  • La práctica de yoga Iyengar enseña de anatomía, pues se fundamenta en el cuidado de cada parte del cuerpo en una postura.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar