Mejora tu vida con tan sólo sonreír más

Harmonía / 2017-03-08

Así como hay días muy buenos, también hay otros en los que simplemente te levantaste con el pie izquierdo y parece que todo te sale mal: el despertador no suena, se acaba el gas y te tienes que bañar con agua fría, quedas atrapado en el tráfico, llegas tarde, olvidas tu cartera. El mal humor te invade fácilmente y es muy probable que termines el día con cara de pocos amigos.

 

En esas circunstancias, ¿qué pensarías si te decimos que lo mejor que puedes hacer al respecto es sonreír? Seguramente estás pensando que eso no tiene sentido porque una sonrisa no va a cambiar el haber llegado tarde, ni va a reducir el tráfico y ciertamente tampoco pagará tus deudas, y es cierto; sin embargo, hay muchas cosas que sí puede hacer por ti:

 

–Cuando sonríes, tu cerebro interpreta el gesto como una señal de felicidad y satisfacción, alineando como respuesta sus funciones y pensamientos; incluso cuando no te sientes con ganas de sonreír y aun así lo haces, registra un bienestar genuino y se pone a trabajar en pensamientos positivos. Además, en su libro Secretos de tus células, la bioquímica Sondra Barrett explica que a través de las sonrisas se libera tensión y rigidez, incluso a nivel celular, lo cual puede prevenir las mutaciones celulares inducidas por el estrés que llegan a derivar en cáncer.

 

–¿Has notado que cuando sonríes las personas te tratan mejor? Diversos estudios han comprobado que tendemos a sentir más confianza y empatía por las personas sonrientes. Esto es porque al sonreír luces más sincero, relajado, agradable y hasta atractivo. Por eso si te presentas ante una persona con una sonrisa lo más probable es que, casi en automático, te devuelva la sonrisa, se relaje y sea amable contigo. Piénsalo, ¿a quién no le gusta que le sonrían?

 

–Por último, ¡cuando sonríes iluminas el espacio a tu alrededor! Eso sucede por la reacción de las llamadas “células espejo”, las cuales provocan que las sonrisas sean más contagiosas que la gripa. Una de las primeras expresiones de los bebés, además de llorar, es sonreír, porque se trata de un acto natural, que surge de manera espontánea.

 

Ahora ya sabes que tu sonrisa es mucho más que una expresión facial: puede ser un accesorio sumamente alargador, tu mejor carta de presentación, un potente tónico sanador y un ingrediente para mejorar tus habilidades de comunicación. La siguiente ocasión que veas a alguien de mal humor, ¡sonríele!, no sabes lo que esa persona está pasando y con un poco de suerte, puedes alegrarle el día.

 

¡Estar vivo es increíble! ¿Necesitas más razones para sonreír?

 

Con información de Neuro NationThe Huffington Post y Muy Interesante

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Haz la prueba y cuéntanos tu experiencia

Te podría interesar

Te podría interesar