Conoce a 10 increíbles mamás del reino animal

Harmonía / 2017-05-09

El amor de mamá es único y está presente en todo el reino animal. Muestra de ello son estas 10 madres de diferentes especies, que se distinguen por el esfuerzo que hacen para traer a sus hijos al mundo y cuidar de ellos.

 

Elefante

Considerados como los animales terrestres más grandes del mundo, la duración de su gestación es también la más larga entre los mamíferos, pues dura 22 meses. Transcurrido este tiempo la mamá elefante da a luz a una sola cría, que al nacer pesa alrededor de 100 kilos. 

 

Durante sus primeros meses de vida, el pequeño elefante depende únicamente de la leche materna. Después aprende a usar su trompa para beber agua y llevar hojas a su boca, pero aun así, continúa lactando hasta que tiene entre 3 y 5 años. 

 

Cocodrilo

Un dato sorprendente acerca del cocodrilo es que esta especie carece de los cromosomas que determinan si las crías serán machos o hembras, de modo que su sexo está dado según la temperatura a la que se encuentra el nido, el cual es elaborado con tierra y restos vegetales, con el que se forma una especie de composta. Así, generalmente todas las crías de una camada suelen tener el mismo sexo.

 

Por otro lado, aunque la mandíbula de la mamá cocodrilo tiene una fuerza tal que es capaz de matar y arrastrar al agua a animales de gran tamaño, también es tan sensible y delicada como para resguardar los huevos y a las crías recién nacidas, a las que ella lleva del nido al agua, donde continuará cuidándolas durante 3 o 4 años.

 

Gorila

El periodo de gestación del gorila es de alrededor de 8 meses y medio y generalmente tiene sólo una cría a la vez, aunque en raras ocasiones se presentan casos de gemelos. La madre se encarga del cuidado de su hijo hasta que tiene alrededor de 4 años, e incluso puede compartir el nido con ellos hasta los 6 años.

 

Los bebés gorilas necesitan alimentarse al menos cada hora hasta que tienen 4 o 5 meses. Durante esta primera etapa, es común ver a las madres sosteniendo a sus pequeños de forma similar a como las mamás humanas lo hacen con sus bebés. 

 

Cuando la madre está en busca de alimento la cría se aferra a la parte delantera de su cuerpo y, aproximadamente a partir de los 6 meses, se monta en su espalda. La gorila carga a sus bebés hasta que tienen 1 año y medio, cuando ya deben empezar a trasladarse de un lado a otro por sí mismos. 

 

Orangután

De forma similar a los gorilas, los orangutanes también se encuentran entre las especies que más tiempo dedican al cuidado de sus hijos, ya que éstos permanecen al lado de sus madres hasta que tienen 6 o 7 años

 

Su periodo de gestación dura alrededor de 9 meses y, al nacer la cría, la mamá orangután prácticamente no se separa de ella durante sus primeros 4 meses de vida, y los siguientes 5, aunque ya son un tanto más independientes, las crías siguen en su periodo de lactancia y aprendiendo todo de ella. 

 

Oso polar

Cuando inicia su embarazo la osa polar empieza a acumular grasa, la cual le permitirá hibernar durante el último periodo de la gestación (que dura entre 7 y 9 meses) y en los primeros meses de vida de sus oseznos (los osos polares suelen tener uno o dos por camada), quienes nacen justo en pleno invierno. 

 

Al nacer los pequeños pesan 1 kilo, y al salir de madriguera, alrededor de 5 meses después, ya han crecido hasta alcanzar los 15 kilos. Durante ese tiempo la madre no sale para nada de su guarida, de modo que utiliza sus reservas de grasa para subsistir y para general la leche con la que alimenta a sus hijos. Una vez que termina la hibernación, la madre puede volver a cazar y enseña a sus crías a hacerlo durante los 3 años que permanecen con ella.

 

Pulpo

Las mamás pulpo pasan más de 40 días protegiendo sus huevos, a los cuales colocan en una cueva que sellan con piedras. Durante este tiempo ellas no pueden salir a buscar alimento, así que muchas veces se ven en la necesidad de ingerir uno o varios de sus tentáculos para sobrevivir. El desgaste tras la incubación es tal que, en la mayoría de los casos, la madre muere poco después de que sus crías han salido del huevo. 

 

Koala

La gestación de los koalas dura sólo 35 días ya que, al ser marsupiales, nacen siendo muy pequeños (2 centímetros aproximadamente) y terminan su desarrollo en el marsupio, es decir, la bolsa abdominal que tiene su madre, donde permanecen alrededor de 6 meses. Después salen de la bolsa y durante unos 6 meses más viajan sobre la espalda de su madre, aunque regresan a la bolsa ocasionalmente para dormir y beber leche, pues son amamantados surante 1 año.

 

Un hecho curioso de esta especie es que el eucalipto que consumen tiene propiedades venenosas, lo que dificulta su digestión en edades tempranas. Por esta razón, las mamás koala digieren las hojas y crean un tipo especial de heces que funciona como papilla para alimentar a sus pequeños a partir de los 6 meses. De esta manera van preparando el organismo de las crías para que puedan digerir adecuadamente las hojas de eucalipto sin que les hagan daño.

 

Pingüino emperador

Un hecho singular de los pingüinos emperador es que una vez que la hembra pone el huevo, el encargado de su incubación es el macho, quien debe quedarse quieto en el nido, teniendo cuidado de que el huevo no caiga al hielo, pues las bajas temperaturas lo congelarían de inmediato.

 

Mientras tanto, la madre realiza un viaje de alrededor de 80 kilómetros para llegar al océano y pescar. Una vez que ha obtenido suficiente alimento, hace el mismo recorrido de regreso al sitio en el que su cría ya ha salido del huevo y la espera con mucha hambre; entonces, con mucho cuidado, el padre le pasa a ella al pequeño para que lo alimente con el pescado que regurgita. 

 

Zarigüeya

Al igual que los koalas, las zarigüeyas son marsupiales, y tienen el periodo de gestación más corto, con sólo 14 días, después de los cuales terminan el desarrollo de sus crías en el marsupio, durante 2 o 3 meses.

 

En cada camada pueden nacer entre 4 y 16 crías, que una vez que salen de la bolsa viajan aferradas al lomo de su madre mientras ella se desplaza en busca de alimento. 

 

Foca de Groenlandia

Para sobrevivir las heladas temperaturas que caracterizan a su hábitat, las focas recién nacidas deben cubrirse rápidamente con una capa de grasa. Para ello necesitan ser amamantadas con la leche de su madre, que contiene un 60% de grasa. 

 

Con el fin de que su cría cubra sus requerimientos de grasa la madre la amamanta durante 12 días, a lo largo de los cuales no se separa de ella y, por lo tanto, no consume alimento alguno. De esta manera, mientras su bebé gana peso rápidamente, ella pierde hasta 3 kilos por día.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿A qué otra mamá del reino animal incluirías en esta lista?