¿Por qué sí debemos hacer un testamento aun siendo jóvenes?

Xóchitl Reyes Elizalde / 2017-09-14

Nuestro dinero y cualquier otro bien material que tengamos pasarán a manos de otra persona el día en que nos vayamos de este mundo, y decidir a quién dejárselo es algo en lo que debemos detenernos a pensar tarde o temprano. Existen personas que son sumamente ordenadas con sus bienes y otras que en realidad no tanto, y esto tiene que ver con una conversación que nos juega nuestra mente.

 

La mayoría de las personas deseamos vivir una vida larga y plena, y tal vez por eso pensamos que aún no es tiempo de hacer un testamento y tomar decisiones respecto a nuestros bienes. Lo cierto es que no tenemos que pensar que nos vamos a morir mañana, pero tampoco pensemos que seremos eternos. La idea de hacer un testamento nos conecta, efectivamente, con la posibilidad de morir, y pasa lo mismo cuando pensamos en comprar un servicio funerario. El miedo a que suceda es una de las razones por las cuales evitamos hacerlo.

 

Tal vez piensas que no lo necesitas porque no tienes propiedades ni dinero y tus cosas en realidad no te representan gran valor, pero hay algo aún mucho más importante que todo lo material: hablo de tus hijos menores, si eres madre o padre. ¿Qué pasaría con ellos si llegasen a faltar sus padres? Tus hijos son una buena razón para hacer un testamento. Tal vez, por circunstancias de la vida, te has alejado de tu familia o no te gustaría que ellos se hicieran cargo de tus hijos. Piensa quién sería la persona ideal para cuidarlos y, si en este momento no cuentas con un patrimonio, puedes contratar un seguro de vida para garantizar al menos su manutención y en la medida de lo posible su educación, pero ese ya es otro tema que en otro momento hablaremos.

 

Sentir miedo de hacer nuestro testamento significa que a nivel subconsciente podría estar operando en nosotros el sentimiento de que es mejor que alguien más se haga cargo llegado el momento, o podríamos sentir demasiado apego al mundo material y evadimos el tema de la muerte. El testamento sólo proyecta nuestros miedos. El que hagas tu testamento hoy no significa que así sucederá; podría ser que tus beneficiarios muriesen antes que tú o que, pasado el tiempo, cambies de opinión respecto a quién dejarle tu legado, o bien, que tus hijos ya sean mayores de edad. El testamento lo puedes y debes modificar conforme cambian tus circunstancias, o lo puedes dejar lo más flexible y abierto posible.

 

Hacer tu testamento da formalidad a una declaración voluntaria de la misión que tendrán tus bienes a tu partida, te debe dar paz y la tranquilidad de asegurar que tu legado quede en las mejores manos, y que dejarás protegidos a los que más quieres para contribuir a sus vidas.

 

Con o sin testamento todos nos vamos a morir tarde o temprano, así que dejar de darle un significado desde el miedo y neutralizar tus emociones negativas, permitirá poderlo realizar con mucha responsabilidad y mucho amor. Aprovecha que estamos en el mes del testamento. ¡Acércate a tu notario más cercano! Es un trámite muy fácil y rápido.

 

Si quieres contactarme, sígueme por Facebook en Wellness Financiero, y escríbeme a wellnessfinanciero@gmail.com para saber mas sobre coaching financiero.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: